Fin de semana en Ibiza

Fin de semana en Ibiza

Hemos decidido pasar un fin de semana en Ibiza, buscamos la esencia de la isla y en este caso no nos preocupa el gasto a realizar, somos un grupo de 4-5 personas y queremos divertirnos y descansar fuera de temporada veraniega. Este es un caso real de experiencia preparada por Ibiza Fun Factory. Vamos a ver como lo solventamos.

Para empezar recogida en el aeropuerto, al final el grupo de amigas en este caso viene separado y son dos viajes de 3 y 2 personas. Por petición suya, les esperamos en el aeropuerto y hemos gestionado un Jeep Wrangler blanco, precioso con cócteles de bienvenida, música y esencia suave de Ibiza para ambientar el trayecto al hotel, donde se encontrarán con una sorpresa en las habitaciones. Totalmente personalizadas y con unos detallitos de bienvenida. Una ducha, un cambio de ropa y cena en el propio hotel con vistas al mar, unas copas y a descansar que el sábado será intenso.

Levantamos, desayunamos y tras una vuelta por uno de los pueblos más bonitos de Ibiza, Santa Gertrudis, nos vamos a tomar un branch y de compras a una de las tiendas más emblemáticas de la isla. La estancia coge ambiente y hay más grupos con ganas de fiesta. Nos fue difícil convencer de seguir ruta, pero finalmente el paseo en caballo por la playa y un picnic a medida, con mucha fruta, verdura y cava, hicieron que la partida fuera más sencilla. No sabían donde iban, todo estaba programado, pero su petición fue que todo se mantuviera en modo “sorpresa” hasta el final.

Después de comer, un baño, aún con el agua fría por las fechas, pero todas se animaron. Tras la playa, camino del hotel para cambiarse, paramos en San Josep a tomar algo y disfrutar de la esencia de este precioso pueblo ibicenco. Se cambiaron al hotel y comenzó la fiesta, primero, directas al bar de moda en Ibiza, punto de reunión de muchas fiestas y barra llena de “pintxos”. No fue posible ir a otro, tres rondas nos llevaron a decidir que había que poner rumbo al restaurante reservado, en el que les esperaba una fantástica paella ibicenca, música en vivo y un espectáculo después de la cena, junto con los cócteles.

Terminamos el sábado en una de las pocas discotecas abiertas en Ibiza en estas fechas, gran ambiente pero sin aglomeraciones. Vuelta al hotel a descansar. Por la mañana del domingo un desayuno especial, teníamos una “infiltrada” en el grupo que nos había dicho los gustos personales de cada una de ellas, con lo que quedaron encantadas y listas para una experiencia en el propio hotel que les maravillo, una sesión de Yoga en el aire. Creían que íbamos a dar un paseo por la playa, pero en realidad montaron con bastante sorpresa inicial en una lancha y pusimos rumbo a una de las calas más emblemáticas de la isla para comer ligero en la propia embarcación, darse algún chapuzón y pasar ya la sobremesa disfrutando del mar y de la tranquilidad hasta la hora de regreso. Con algo de sueño por la noche anterior, con las pilas cargadas y con una ilusión enorme de repetir en otra ocasión, despedimos a nuestras nuevas amigas.

Si buscas experiencias en Ibiza podemos ayudarte, dinos que necesitas.


Sin comentarios

Publicar un comentario

WhatsApp chat